Expertas en ciberseguridad animan a las jóvenes a formarse en un sector que demanda 825.000 profesionales

El campo de la ciberseguridad abre numerosas oportunidades de desarrollo profesional y supone un importante yacimiento de empleo puesto que el mercado digital demanda 825.000 profesionales. Así se expuso en el I Foro Internacional de Género y Ciberseguridad: creando un mundo digital más inclusivo v1.0, celebrado en León y organizado por el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) y la Organización de Estados Americanos (OEA).

INCIBE MUJER

La ingeniera en ciberseguridad en el Lawrence Berkeley National Laboratory, Soledad Antelada, ensalzó la importancia y necesidad de apoyar a las mujeres en el sector tecnológico y en la carrera de ciberseguridad.

En este sentido, señaló que “en la ciberseguridad están todas las oportunidades profesionales porque es un mercado con gran demanda de trabajadores especializados que es muy difícil de cubrir”. Por ello, aconsejó a las jóvenes seguir alguna rama de esta carrera “porque si yo puedo, cualquier mujer puede”.

Antelada, que desde 2011 trabaja en el centro de investigación científica del gobierno de Estados Unidos perteneciente al Departamento de Energía, reconoció que “ha sido complicado por ser mujer y latina, dos minorías claras en el sector tecnológico en Estados Unidos”.

Por su parte, la fundadora de la Asociación “Mujeres Tech”, Cristina Aranda, afirmó que “necesitamos muchas expertas en ciberseguridad y hackers que sepan luchar contra las ‘fuerzas del mal’ y hacer que la tecnología tenga un impacto positivo en las empresas y en la sociedad”. Asimismo, añadió que “las empresas que cuentan con el talento femenino son un 35% más productivas porque cuentan con algo tan poderoso como es la diversidad cognitiva, que hace que los productos y servicios sean mejores”.

Aranda, que recordó que en el mercado digital tiene cabida cualquier tipo de perfil formativo (de humanidades o científico-tecnológico), abogó por la necesidad de fomentar estudios reglados y acciones que estimulen el acceso a la formación digital.

En esta misma línea se pronunció Silvia Barrera, de la Unidad de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional, quien aseguró que “la ciberseguridad pierde creatividad, perseverancia y lado humano con la falta de mujeres”. Sandra Bargón, representante de ISDEFE el Mando Conjunto de Ciberdefensa, insistió en que “es necesaria la formación específica y cualificada de empleados para reconvertirlos al ámbito de la ciberseguridad y retenerles con planes de carrera”.

La jornada se completó con tres paneles. En el primero, se analizaron las oportunidades de desarrollo profesional en el campo de la Ciberseguridad y se presentaron casos de éxito de mujeres que trabajan en este campo. En el segundo panel, se habló de la importancia de la diversidad de género en el ámbito tecnológico y la ciberseguridad, y qué se puede hacer desde el sector educativo, las asociaciones y el sector privado. Por último, un tercer panel analizó el papel de la colaboración público-privada en la inclusión digital.

Además, se presentó el proyecto ‘Foro Mujeres por la Ciberseguridad’, a cargo de Soledad Romero, gerente de Consultoría y Seguridad TI en Ingenia.

 

Imágenes: INCIBE